Saltar al contenido

La vida de nuestros billetes

Desde la caja de un supermercado hasta la máquina expendedora, el billete sigue una compleja y costosa carrera de obstáculos. Lo seguimos…

¿Desafío a los bancos, preocupación por el anonimato o reflejo de crisis? A modo de explicación, los grandes minoristas, cuyo efectivo representa el 30% de los ingresos y el 15% del volumen de negocios, explican por qué pagar en efectivo facilita el control de los gastos. Pero implican muchas manipulaciones costosas.

Ejemplo con un billete de 20 euros, cuyo recorrido hemos seguido, desde la caja de un hipermercado hasta su vuelta a un cajero automático.

 

De la caja del hipermercado a la caja fuerte

En Europa circulan alrededor de 3.500 millones de billetes de 20 euros. Es imposible reconstruir el recorrido de un billete de bolsillo a bolsillo. Existe una web en la que puedes rastrear a modo de diversión billetes, aunque solo cuenta con 185.000 usuarios en principio pocos para conocer el pasado o los kilómetros que ha recorrido ese trozo de papel azul de 133 milímetros de largo.

Es un día ajetreado, y un software advierte a la cajera que es hora de que se deshaga de parte de su dinero. Nuestro billete de 20 euros no tarda en salir de la caja. La cajera cuenta el dinero y lo mete en un tubo junto con un papel que indica el importe cierra el tubo y aprieta un botón, antes de ser deslizado en una manguera neumática para ser propulsado directamente a la caja fuerte del hiper.

Y allí, rebota. Las prácticas varían de una tienda a otra, pero en este caso dos personas en diferentes momentos del día cuentan las retiradas de las cajeras para asegurarse de que todo es correcto. A continuación, nuestro billete se cierra en una saca con el resto de la recaudación del día. La empresa de transporte de efectivo, que visita este gigantesco hipermercado todos los días, recoge las sacas y las transportan en su furgoneta blindada. Se dirigen a la central de la empresa de transporte de fondos.

En el centro una máquina para contar billetes

Es un sitio bastante corriente. No hay nada que indique su actividad desde fuera. El camión entra en un estacionamiento que parece una gran esclusa de aire. Allí una nueva serie de manipulaciones espera a los 20 euros.

Sentados en filas, los empleados abren las sacas y leen el recibo del cliente con un lector de código. Se imprime una tarjeta con código de barras, que también actúa como separador entre las sacas recogidas de diferentes clientes. Todo se desliza en una caja, y se lleva hasta otra nave que esta al lado.

Aquí es donde una máquina de contar billetes de más de 10 metros de largo es la que hace el trabajo. Apenas se ha metido en esta gran máquina nuestros 20 euros, que ya salen agrupados con otros 99 billetes de este tipo. Cada tipo de billete está agrupado en paquetes de 100. En teoría, el clasificador también podría detectar billetes falsos. Sin embargo, a menos que se acuerde otra cosa, corresponde exclusivamente al Banco de España decidir.

En el Banco Central contados, autentificados y clasificados

El día no ha terminado. Los billetes son transportados de nuevo en una furgoneta blindada. Esta vez al Banco de España. El destino de la mayor parte del efectivo en circulación es encontrarse finalmente en el banco central. Algunos con más frecuencia que otros. Los 20 euros están allí cada dos meses más o menos. Allí, son contados, autentificados y clasificados de nuevo. Los más viejos son enviados para su destrucción en buena y debida forma…. Los otros han vuelto al servicio. Este es el caso de nuestro billete de 20 euros, que ha superado con creces todas las pruebas.

El momento de la distribución

Listo para nuevas aventuras, se sube de nuevo a una furgoneta blindada y vuelve a la central de la empresa de trasporte de efectivo. Ahora es hora de la distribución. Dependiendo de las solicitudes de los clientes, la compañía de transporte de efectivo llevará nuestro billete al banco o directamente a un cajero automático. El billete de 20 euros representa más de la mitad de los billetes emitidos por los cajeros automáticos.