Saltar al contenido

Detectar billetes falsos

Los billetes falsos son una gran pérdida para los minoristas, que deben estar atentos ante un fenómeno constante. Aquí te explicamos cómo protegerte, con o sin máquina de detección de billetes falsos.

¿Quién no ha dudado nunca de la autenticidad de un billete?

Al mismo tiempo, ¿qué cliente nunca ha tenido que lidiar con una mirada sospechosa al presentar un billete de 50 euros o, peor aún, un billete de 100 euros? Según el Banco Central Europeo, en 2017 se retiraron de la circulación 694.000 billetes falsos. Esta cifra puede parecer baja teniendo en cuenta los 20.000 millones de billetes auténticos en circulación en la Unión en el segundo semestre de 2017, No obstante, representa un aumento del 1,4% con respecto a 2016. El BCE también especifica que el 86% de las falsificaciones son billetes de 20 y 50 euros.

Multiplicación de signos distintivos

Todos los billetes de nueva generación tienen características distintivas que nunca se habían visto, además de las antiguas referencias. Sin siquiera requerir equipos sofisticados, el Banco Central Europeo recomienda utilizar el método para detectar falsificaciones, que consta de tres pasos: tocar, mirar e inclinar. “Al tacto, en primer lugar, el papel debe ser firme y crujiente”.

Otra marca táctil: el papel tiene relieves, especialmente en el motivo principal, las letras y el gran número que indica el valor. Los nuevos billetes también tienen un relieve adicional: una serie de pequeñas líneas impresas en los bordes delanteros.

Segundo paso: la transparencia del billete permite distinguir una imagen de marca de agua, que está situada en la parte más blanca del billete. En la nueva serie, es el retrato de la diosa Europa. Otro detalle: el hilo de seguridad que aparece a través de la transparencia, ahora adornado con pequeños símbolos”€” en los nuevos billetes. Por último, al inclinar el billete, el número brillante que indica el valor, situado en la esquina inferior izquierda, produce un efecto de luz en movimiento (se denomina número esmeralda), mientras que la banda plateada a la derecha de los billetes muestra, dependiendo del valor, hologramas de retrato o una ventana que se vuelve transparente.

Cuidado con los fajos

Es aconsejable que practiques para distinguir estos puntos de referencia, y que elijas dos o tres de los más prácticos para controlar. Algunas personas se sienten más cómodas con el aspecto visual, mientras que otras, por el contrario, en un entorno de trabajo oscuro, por ejemplo, encontrarán difícil identificar los puntos de referencia mediante la transparencia. Por último, algunos pagos deben llamar la atención: ” Ten cuidado con los clientes que pagan pequeñas cantidades con billetes grandes, o con los que te pagan con un fajo de billetes, como 13 billetes de 10 euros para un pago de 130 euros. En medio del fajo posiblemente se encuentre un billete falso que tiene todas las posibilidades de pasar desapercibido.

Además del control manual, es aconsejable que los comerciantes se equipen con equipos de detección. Existe una amplia gama de productos en el mercado, desde bolígrafos cuya tinta resalta el papel falsificado hasta máquinas para detectar billetes falsos en las que se introduce un billete y que emiten una señal acústica y visual si es falsificado. También están los detectores de luz UV en los que se coloca el billete para comprobar los signos distintivos.

Aunque la eficacia del rotulador es limitada, una máquina automática tiene varias ventajas: Tener un dispositivo que permite a todo el personal la detección de billetes falsos, tanto a los recién llegados como los que trabajan sólo unas pocas horas a la semana.  Además, ante un billete dudoso, la máquina ofrece una garantía técnica y puede evitar que surja un conflicto entre el comerciante y el cliente.