Saltar al contenido

Como utilizar una cámara de inhalación con un bebé

En caso de enfermedades respiratorias como el asma, su médico puede prescribir un tratamiento especial para su hijo. Para ayudar a las personas más jóvenes a tomar sus medicamentos, las cámaras de inhalación adaptadas a los inhaladores dosificadores permiten que la dosis correcta de producto se deposite fácilmente en el pulmón profundo para una mayor eficiencia. Consejos para usarlo bien.

¿Para qué sirve una cámara de inhalación?

Es un dispositivo médico adaptado a la edad del niño, que permite a los padres administrar fácilmente el tratamiento prescrito a su hijo en caso de enfermedades respiratorias, como el asma. Para aliviar rápidamente al niño, el producto inhalado debe llegar a los bronquios. Una cámara de inhalación adaptada a los bebés permite que el fármaco se deposite en el pulmón profundo reteniendo las partículas grandes que a menudo afectan a la boca y la garganta. El niño inhala las partículas más finas para una mayor eficacia. Existen diferentes tamaños de aerosoles y mascarillas adecuados para niños e incluso bebés menores de 9 meses. Las máscaras deben adaptarse al tamaño de la cara del niño, para evitar cualquier fuga del producto.

¿Qué precauciones se deben tomar antes de usar una cámara de inhalación?

  1. Antes de utilizar una cámara de inhalación, es aconsejable limpiarla con agua limpia.
  2. Agite el inhalador y retire la tapa para insertar la boquilla en el adaptador ubicado en la parte posterior de la cámara de inhalación.
  3. Coloque la mascarilla adecuada para su recién nacido en su boca y nariz y presione ligeramente para permitir que la mascarilla se adhiera correctamente a su rostro.
  4. Para liberar una dosis del medicamento, simplemente presione el inhalador mientras sostiene la máscara en la cara del niño. Espere unos 15 segundos para asegurarse de que su bebé inhala el producto correctamente al respirar y, a continuación, quítele la mascarilla.
  5. Si debe administrar una segunda dosis del producto según lo prescrito por su médico, es mejor esperar 30 segundos.

¿Cómo puedo mantener la cámara de inhalación de mi hijo?

Todas las cámaras de inhalación deben estar limpias y requieren de una higiene especial. La cámara de inhalación debe limpiarse semanalmente para un mejor mantenimiento.

Desmontar cada una de las piezas y remojarlas en agua jabonosa removiéndolas con agua tibia (sin frotar para no dañarlas), luego dejar secar al aire libre. También se puede lavar en lavavajillas.

Además, si cree que la cámara de inhalación de su hijo está rota o dañada, no dude en pedir consejo a su médico y reemplazarla si es necesario, para evitar el riesgo de perder eficacia en el tratamiento de su hijo pequeño.

Si es la primera vez, lee siempre atentamente las instrucciones antes de su uso o mantenimiento.